Para esta ocasión hablaré de aquellos seres omnipotentes, locos, insensibles (algunos), atrevidos y amorosos. Si los hombres, aquellas personas con las cuales pasamos la mayor parte de nuestras vidas, sea padre, hermano, tío, novio, amigo, etc., ya que si ellos no podemos vivir y ellos sin nosotras tampoco (aunque digan lo contrario).

 Hay hombres que luchan un dia y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles. Bertolt Brecht 

Según los científicos los hombres son chismosos, perros, insensibles; pero yo pienso (sin intención de pretender imponer) que los hombres son seres maravillosos que muchas veces decepcionan, pero que en otras veces de una lagrima generan una sonrisa. Seres por los cuales muchas mujeres daríamos la vida, dependiendo del tipo de hombre; aquellos que con un beso nos puede llevar al cielo o al infierno, que nos traicionan y a pesar de eso los seguimos queriendo, mimando y consintiendo; pero con dolor, el cual nunca las mujeres borramos, con los que pasamos momentos únicos, agradables, románticos y extrovertidos que no olvidamos.

 Dicen que el hombre no es hombre mientras no oye su nombre de labios de una mujer.Antonio Machado 

Mi poca experiencia (que realmente es poca), me ha enseñado que en una relación con un hombre siempre debe existir la duda, pero eso no significa que siempre se deba mostrar, al contrario, se debe hacer hasta lo imposible por evitar, ya que esto es lo que termina con una relación.

Ay hombres (personas que salieron de la nada y de un todo), que nos enseñan a llorar y a amar al mismo tiempo, que nos confunden con su comportamiento, que nos conquistan con sus locuras, que nos dan estabilidad  temporal… hombres que nos insultan y nos utilizan y después nos aman hasta el éxtasis, apasionados por el fútbol y por el sexo (lo cual es contagioso) pero en fin, hombres, los cuales nos enloquecen.

En fin hombres… se les quiere